Nuestro cuerpo es una caja de música

¿Te has dado cuenta de que la música, que es un conjunto increíble de sonidos combinados, está constantemente presente en nuestro día a día? ¡Muchísimo más de lo que pensamos! A veces no nos damos cuenta, pero todo a nuestro alrededor lleva un ritmo: nuestros pasos, un chasquido, los pájaros en la calle… ¿Y qué formas tenemos de crear música?

Podría decirse que la forma de producir música tiene 3 formas distintas:

  1. El más familiar y extenso, es sin duda, con los instrumentos. Tenemos multitud de instrumentos con los que darle forma a nuestra imaginación musical, de diversas familias: viento, cuerda, percusión, etc. Sin embargo, los instrumentos están creados cuidadosamente para una función únicamente musical.
  2. Cada vez se está haciendo más común el arte de crear música mediante elementos de la calle, elementos que tenemos presentes en nuestro día a día. Hemos sabido sacarle partido a algo que, como función principal, no tiene precisamente la de hacer música. ¿Qué te parecería si fueses a un concierto en el que los músicos están tocando encima de cubos basuras o con pucheros? Increíble, ¿verdad? Que sepas que esto ya es una realidad. Pero este apartado lo dejamos para más adelante, en el que profundizaremos sobre el tema.  
  3.  El que nos interesa ahora es el cuerpo. Sí sí, el CUERPO. Con nuestro cuerpo podemos crear sonidos y ritmos que te sorprenderán.  

    ¿Qué mejor forma de hacer música que con algo que conocemos a la perfección? Nuestro cuerpo es nuestro principal canal de comunicación y la música es una forma increíble de comunicar, si las combinamos pueden darse melodías de lo más interesantes. Hay todo tipo de maneras para hacerlo: desde palmadas, chasquidos, silbidos, golpecitos en el torso…  

    Ya existen grupos de música que se dedican a dar conciertos con esta curiosa metodología, y cada vez es más común verlos en programas de TV o YouTube, ¿has visto alguno? ¿qué te han parecido? La verdad que hay de todos los gustos, tanto divertidos, como profesionales, y que toquen distintos estilos de música.

    Es una actividad de lo más entretenida y divertida, si te gusta la música, nunca está de más innovar. ¡No te quedes atrás! Además, usar el cuerpo como instrumento musical tiene una ventaja, y es que cada persona, por las distintas complexiones que tenemos, no producimos los sonidos igual, por lo que, ¡puede ser de lo más original!

    Si a todo esto le añades tus SoundMoovz, ¡puede ser la bomba! ¿Probamos? 😉

2018-09-21T19:26:21+00:00septiembre 21st, 2018|Sin comentarios